Jorge Herrera

No es fácil luchar por los ideales. En momentos complejos, es natural que volvamos a hacer más de lo mismo, pues es más seguro. Pero esto no nos hace crecer y nos puede conducir a encerrarnos en nosotros mismos. Si ponemos al centro de nuestra vida a Cristo, comenzamos a existir para otros, y nuestra misión de vida cobra nuevos significados, además de llenarnos de iniciativas. De esa forma, nuestra vida es más plena y se renueva.

Jorge es padre, Ingeniero Comercial y profesor universitario.

 

 

Comparte este videoShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email